DISTRAIDA
 Tu cuerpo, paisaje breve,
 coreografía perfecta para la danza de mis versos.

Las mamblas rosas, coronadas del aleteo de ángeles-mariposas viven dormidas en las prímulas de tus ojos.

Cariátide aun desconocida de los dioses.
¡Pobre Orfeo, pobre amor mío !

 Tu cuerpo, que con un solo beso quedaría fundido con la luz,
juega en las mas pura ignorancia.

 Mimbre del viento, ternura de niña, agiliza tus pasos, y ven a dormir la dura noche de satinado charol. 
                   p